Ofertas DESTACADAS
Los colores del otoño

3 días de hotel: 215 euros por persona

 

Habitación doble estándar
3 Desayunos de bufet libre
3 Cenas de menú con vino D.O. del Somontano

Una excursión en 4x4 (duración aprox. 4 horas) 

Disfruta de los colores del otoño en los magnificos bosques mixtos del Valle de Benasque

Sorprende a tu pareja

2 días de hotel: 210 euros por persona

 

Suite con Jacuzzi
Regalo de bienvenida

2 desayunos, servidos en la habitación (bajo petición)

Una cena de menú degustación con cava

Aparcamiento en garaje cubierto

La cocina de Dioni Ciria
Recetas preparadas con las mejores materias primas del Valle en las que la caza y las carnes a la brasa son las protagonistas

Con 30 años de experiencia en los fogones, el chef Dioni Ciria sirve a sus clientes la mejor cocina altoaragonesa combinando las recetas y los sabores de siempre con las técnicas y las tendencias más actuales. Los grandes protagonistas de la carta son los platos de caza, pero el restaurante El Fogaril ofrece otras muchas especialidades como las carnes a la brasa, las verduras más frescas o las setas de temporada. Todo elaborado con las mejores materias primas del Valle.
 
Entre los platos de caza destacan el lomo de corzo en salsa de trufa con colmenillas rellenas de foie, la perdiz de monte encebollada, el chuletón de ciervo con fondo de vino de La Perdiguera y arándano o el caramelo crujiente relleno de corzo y queso fresco del valle con salsa agridulce y crudités de verduras.
 
Los amantes de las carnes rojas disfrutarán en El Fogaril de las piezas más sabrosas procedentes de corderos, terneras y bueyes del Valle.
 
El chef también recomienda probar las patitas de cordero guisadas al estilo del Somontano, el  lechón confitado al praliné de avellanas con patatas panadera y confitura de manzana o la paletilla de ternasco asada al horno de leña.
 
Todo esto, regado con una variada carta de vinos de las denominaciones de origen del Somontano, Ribera del Duero y Rioja, entre muchos otros, que se complementa con los cavas y champagnes. 
 
Para acabar la comida, nada mejor que un postre casero como el flan de queso de cabra de Radiquero o el sorbete de cítricos acompañados de licores caseros o bebidas espiritosas.
 
En la cafetería se pueden probar además las tapas caseras, tomarse un chocolate a la taza o refrescarse con un mojito.

 

Galería IMÁGENES